h1

Recortes económicos provocan crispación en la Policía Nacional en Galicia

06/04/2011

Los policías nacionales compran sus chalecos antibalas y patrullan en coches de 15 años

A raíz del recorte presupuestario (unos 5 millones de euros anuales en Galicia), los agentes se han visto obligados a comprarse sus prendas de seguridad como chalecos antibalas o guantes anticorte, efectos que pueden suponer hasta 600 euros de gasto.

La “luz roja”, según advierte el secretario xeral del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José Freire, ya se ha encendido en las comisarías de la Policía Nacional en Galicia ante los recortes presupuestarios de este año: “Ya se empiezan a notar deficiencias: faltan ordenadores, hay recorte de papel, los agentes se tienen que comprar su propio chaleco antibalas y se tienen que priorizar las reparaciones de los vehículos”.

En cada coche patrulla tan solo hay un chaleco antibalas. Ante esta deficiencia de medios, los agentes, además de velar por la seguridad ciudadana, también tienen que mirar por la suya propia. Y para ello no les ha quedado otra que costearse las prendas de seguridad. “El precio es alto, pero te pueden salvar la vida”, apuntan desde el SUP.

A esta falta de medios de los agentes de la Policía Nacional se suma la antigüedad de los vehículos de algunas unidades antidisturbios, en especial las de A Coruña y Vigo. Algunas furgonetas policiales superan los 15 años, las averías son continuas y las reparaciones se acumulan en los talleres, según denuncian desde el SUP.

La situación también se presenta crítica para los agentes de la policía autonómica en Galicia. Desde el Sindicato Unificado de Policía aseguran que si la Xunta no llega a un acuerdo con el Ministerio de Interior para cubrir las vacantes por jubilaciones, bajas o traslados este verano será “dramático” ya que no habrá plantilla suficiente para hacer labores de prevención en el monte y así controlar a los posibles incendiarios. En la actualidad, la unidad adscrita en la comunidad está bajo mínimos, ya que tan solo cuenta con 370 agentes, cuando debería estar dotada de 500. El SUP reconoce que la situación económica es complicada para que el Gobierno gallego pueda hacer frente en estos momentos a la financiación al 50% con Interior de las 130 plazas vacantes, y por ello emplaza a la Xunta a cubrir “al menos 70” para garantizar la vigilancia en los montes gallegos durante los próximos meses. Pero hasta ahora, el Ejecutivo de Feijóo se negó a alterar las condiciones del convenio firmado inicialmente por Interior, por el que la comunidad tan solo sufragaba los costes materiales. Desde el Gobierno central, exigen a la Xunta que pague la mitad de los gastos de personal. Ahora la pelota vuelve a estar en el tejado del Ejecutivo autonómico.

Si las cosas continúan así, es posible que lleguen a una huelga, si no la están haciendo ya de modo encubierto (lo que se conoce como “huelga de bolis caídos”)

Vía | La Opinión de Coruña


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: